BLOG ANTI-CORRUPCIÓN | ¿Qué tan independiente es el Congreso?

¿Qué tan independiente es el Congreso?

2019-01-14

La división de poderes del Estado es uno de los pilares fundamentales de la  democracia. La autonomía que la caracteriza permite que los miembros de cada poder de la Unión puedan ejercer plenamente sus facultades, sin depender de las decisiones de unos u otros. En la época lopezobradorista, en que la mayoría legislativa pertenece al partido político fundado por el presidente López Obrador, deberá actuarse con juicio al analizar la relación del ejecutivo y el legislativo, a efecto de evitar cualquier concentración injustificada. 
 
Los poderes que dan estructura a México (el ejecutivo, el legislativo y el judicial) dan autonomía a sus miembros para actuar y para ejercer sus facultades sin intervención ni subordinación de y hacia cualquiera de los otros poderes. La normalidad de esa fórmula permite el sano desarrollo de los intereses de un país, en esencia porque asegura que aquellos ejercen mutuamente contrapesos. 
 
Hace algunos días se discutió la autonomía del poder judicial en México cuando, a propósito de la publicación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, el poder ejecutivo encabezado por Andrés Manuel López Obrador (“AMLO”) pretendió imponer a jueces la reducción de sus salarios. 
 
En las próximas semanas, cuando se designe al titular de la Fiscalía General de la República (la nueva figura que sustituye a la Procuraduría General de la República), resurgirá el debate sobre la aparente coordinación de AMLO con las cámaras legislativas, en las que MORENA (el movimiento del presidente) tiene por decisión ciudadana la mayoría de votos.  
 
Es importante que siempre se cuestione si el Congreso controla su propia agenda, si en la práctica (no solamente en ley) está libre de subordinación a cualquier actor externo, o si en las Cámaras de diputados o senadores se aprueban proyectos en contra de la voluntad explícita del presidente. Las respuestas son indicativo de equilibrio. 
 
A cuatro meses de que el Congreso hubiere iniciado 
sesiones se desprende que: 
 
(i)   De los 10 proyectos de decreto o de ley aprobados por la cámara de diputados (como cámara de origen), 
        9 se originaron desde la bancada de MORENA, y uno se originó a propuesta de AMLO;  
(ii)   De los 3 proyectos aprobados por el Senado, todos se han originado iniciativa de ese partido político, y; 
(iii)  El presidente no ha ejercido su facultad de veto en caso alguno.
 
¿Debe condenarse la existencia de una mayoría morenista? ¿Sorprende que el movimiento político de AMLO hubiere iniciado todos los proyectos de ley en el primer periodo ordinario de sesiones? ¿Debe reprocharse que ningún proyecto de ley o decreto hubiere sido bloqueado o vetado por AMLO? La respuesta a las preguntas debería ser que no. 
 
Sin embargo, deben cuestionarse las razones por las cuales la oposición legislativa en las Cámaras no ha tenido presencia suficiente ni definitoria. ¿La mayoría de MORENA es justificación válida? ¿Por qué el PRI, el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano han carecido de un margen de maniobra frente a los actos de Morena? ¿Por qué esos partidos han restado importancia a la opción de judicializar las acciones tomadas al interior del Poder Legislativo?
 
La definición y puesta en marcha de contrapesos que ejerza la oposición parlamentaria o la sociedad civil será una de las respuestas que aclare si el desequilibrio entre el actual Poder Ejecutivo y el Legislativo será momentáneo o si marcará tendencia por lo que queda del Cuarto Régimen.
 
Carlos G. Guerrero Orozco
 
Abogado por la Escuela Libre de Derecho y maestro en gobierno y administración pública por la Escuela de Política y Alto Gobierno del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Ha ejercido desde firmas de abogados y desde la organización no gubernamental que cofundó en temas relacionados con consultoría y litigio estratégico para la mejora del desarrollo gubernamental. Ha sido profesor de Derecho Administrativo en la Escuela Libre de Derecho y ha sido investigador para Transparencia Internacional.
 
Twitter: @CarlosGuerreroO 
 

ETIQUETAS

ENTRADAS RELACIONADAS

¿Qué tan independiente es el Congreso?

La división de poderes del Estado es uno de los pilares fundamentales de la  democracia. La autonomía que la caracteriza permite que los miembros de cada poder de la Unión puedan ejercer plenamente sus facultades, sin depender de las decisiones...